viernes, 6 de enero de 2017

Suavizantes Textiles Industrial

suavizantes textiles para la industria

El uso del suavizante en los tejidos
Los suavizantes textiles aportan suavidad y frescura a la ropa, dando un aroma característico a todas tus prendas y en definitiva a ti mismo, ya que el aroma que desprende también afecta a tu imagen. El paso constante de las prendas de ropa por la lavadora hace que, con el tiempo, la fricción mecánica y la dureza del agua incidan en los tejidos y las prendas acaben volviéndose ásperas, perdiendo su textura inicial. Por eso un buen suavizante debe mantener una agradable sensación de los tejidos y aportar un aroma atractivo. En Corquifa te presentamos suavizantes delicados y con un agradable perfume, que dejarán tu ropa con un aspecto nuevo, como el primer día.Los suavizantes pueden transformar la textura de nuestras prendas de ropa, si utilizamos un producto adecuado y una cantidad justa. Los hay para todo tipo de prendas y tejidos y hoy en Corquifa te queremos presentar algunas opciones, todas de primera calidad, para que puedas obtener el suavizante que más se adapte a ti y a tus prendas de vestir, sábanas, toallas o cualquier otra fibra. En Corquifa te ofrecemos diferentes tipos de suavizantes, y todos ellos ayudan a facilitar el secado y el planchado y además repelen la suciedad. Los suavizantes de Corquifa alargan la vida del tejido y evitan la formación de moho y humedad sobre la ropa que queda almacenada, dejándola agradablemente perfumada. 

Funciones

Los suavizantes cumplen diferentes funciones, no sólo lavar la ropa sino que también ofrece muchos más usos para tus prendas, como por ejemplo aportar suavidad, repeler la suciedad, dar aroma a las prendas o evitar que la textura de la tela se torne áspera.
El aroma es un aspecto fundamental en un suavizante, por eso en Corquifa te ofrecemos diferentes tipos de fragancia, entre las que seguro que encontrarás una buena opción. Elegir un suavizante adecuado para tu ropa es esencial para aportar aroma no sólo a tus prendas si no a tu casa, en la que cada vez que tiendas ropa o recojas la ropa tendida, desprenderás aroma a limpieza y frescura por todos los rincones.