viernes, 6 de enero de 2017

Aumenta el poder del lavado con el abrillantador lavavajillas

Poner un lavavajillas es una de las tareas domésticas que más hacemos a lo largo de la semana, lavando los platos por nosotros. Debería ser una de las cosas más fáciles de hacer, sin embargo, las manchas de agua, comida o cal son una de las causas más frecuentes en estos electrodomésticos, provocado por un mal uso del mismo. Estos malos resultados se deben a un mantenimiento incorrecto del lavavajillas. Estas manchas no se arreglan poniendo otro lavavajillas, con el que aumentaremos el gasto de agua de forma innecesaria, sino siguiendo unas pautas de mantenimiento con los que podremos evitar estos malos resultados de limpieza.
La fuerza del abrillantadorTodo lo que necesitas para acabar con las manchas en tus platos, vasos y cubiertos es un abrillantador. El abrillantador sirve para romper la molécula del agua, de esta forma no se fijan gotas en el cristal y el secado queda sin marcas. Cuando tus platos salen un poco menos brillantes de lo que te gustaría a menudo es porque las partículas de alimentos, que han sido desincrustadas durante el lavado y han circulado en el interior del lavavajillas, se adhieren de nuevo a los platos, vasos y cubiertos al final de un ciclo.

Durante el ciclo de enjuague, el lavavajillas libera el abrillantador, que se activa entonces para proteger tus platos, vasos y cubiertos de estos restos. Lo que hace el abrillantador es proporcionar una barrera protectora entre la comida y los platos. Esto evita que las partículas de alimentos y minerales se vuelvan a adherir, y así consigues tus platos limpios a la primera.

Limpieza y secado

Tanto la limpieza como el secado tienen que ser trabajo del lavavajillas, así que lo único que debes hacer tú es añadir el abrillantador. De esta manera podrás conseguir que tu vajilla quede totalmente limpia, seca y brillante, ahorrando agua, trabajo manual y tiempo.

En la empresa Corquifa, ofrecemos abrillantadores formulados con ingredientes activos de baja espuma potencian el abrillantado y enjuagado, facilitan el secado rápido y evitan la formación de manchas y rayas en la vajilla.

Uno de los abrillantadores es el Jaspe Acid, un abrillantador líquido indicado para el abrillantado y secado de vajillas en máquinas automáticas. Es especial para aguas duras, y además consigue acelerar el secado y evita la redeposición de cal en la vajilla.